806 56 66 86 / 93 833 90 28 (VISA)CONSULTA TELEFONICA

Entradas del Blog

Reino de Dios

Posted in: Esoterismo

“Nuevo estado social de justicia,

paz y felicidad espiritual,

anunciado por los profetas de Israel,

predicado por Cristo en el Evangelio

y cuya realización,

incompleta y temporal

en la iglesia militante,

se consuma y perpetúa

en la iglesia triunfante”

 

Diccionario de la Real Academia Españóla.  XXI ed.

Read More

Alce Negro habla

Posted in: Reseñas
Alce Negro habla

Alce Negro y los restantes estábamos sentados en el borde septentrional de Cuny Table, oteando las Badlands («la belleza y lo extraño de la tierra», describió el anciano). Alce Negro señaló el Harney Pesk, que se destacaba sombríamente en la lejana línea del firmamento.

—Allá, siendo joven, los espíritus me llevaron en mi visión al cent ro de la tierra y me mostraron todas las cosas buenas en el sagrado aroma del mundo —dijo—. ¡Ojalá pudiera erguirme allí en carne viva untes de fallecer, pues deseo decir algo a los Seis Antepasados!

Por consiguiente, determinamos ir al Harney Peak. Días más tarde nos encontrábamos en él. Camino de la cumbre, Alce Negro comentó a Ben, su hijo:

—Algo sucederá hoy. Si me queda algún poder, los seres del trueno del oeste me oirán cuando yo lance una voz, y habrá por lo menos un trueno insignificante y un poco de lluvia.

Lo que aconteció, narrado a los lectores wasichus, parecerá una coincidencia más o menos notable. Era un día luminoso y despejado. El firmamento, llegados ya a la cima, estaba raso. Se sufría una de las peores sequías que recordaban los hombres más ancianos. El cielo siguió claro hasta el término de la ceremonia.

—En aquel sitio exacto —explicó Alce Negro, y señaló una punta rocosa— estuve durante mi visión, pero el aro del mundo que me rodeaba era distinto, porque lo contemplé de modo espiritual.

Después de arreglarse y pintarse como en su gran visión, se encaró con el oeste, manteniendo la pipa sagrada delante de él con la mano derecha. Alzó luego la voz, una voz débil, patética, perdida en el vasto espacio que nos circundaba.

—¡Eh, eh! ¡Eh, eh! ¡Eh, eh! ¡Eh, eh! Antepasado, Gran Espíritu, contémplame una vez más en la tierra e inclínate para oír mi tenue voz. Tú exististe antes que nadie y eres más viejo que toda necesidad, más antiguo que toda oración. Las cosas sin excepción te pertenecen: los bípedos, los cuadrúpedos, las alas del aire y lo verde que vive. Tú estableciste los poderes de las cuatro regiones a fin de que se entrecruzaran. El camino bueno y el camino de las dificultades dispusiste de manera que se atravesasen; y es santo el lugar en que se cruzan. Día tras día, para siempre, eres la vida de las cosas.

»Así, pues, lanzo una voz, Gran Espíritu, Antepasado mío, sin olvidar nada de lo que hiciste, las estrellas del universo y las hierbas de la tierra.

»Me dijiste, cuando era joven y podía alimentar esperanza, que en las pruebas te enviase una voz cuatro veces, una por cada una de las regiones de la tierra, porque me escucharías.

»Hoy lanzo una voz por un pueblo desesperado.

»Me diste una pipa sagrada y hago mi ofrenda con ella. Hela aquí.

»Me concediste del oeste la copa de agua viviente y el arco sacro, el poder de dar vida y el de destruir. Me concediste un viento sagrado y la hierba del sitio en que mora el Gigante Blanco, la facultad de purificar y curar. El lucero del alba y la pipa del este me concediste; y del sur, el santo aro de la nación y el árbol que florecería. Me llevaste al centro del mundo y me enseñaste la bondad y la belleza y lo extraño de la tierra que reverdece, madre única; y allí me mostraste y vi las formas espirituales de las cosas, tal como deben ser. En el centro de este aro sacrosanto aseveraste que yo haría florecer el árbol.

»Con lágrimas en los ojos, oh Gran Espíritu, Gran Espíritu, Antepasado mío, con lágrimas en los ojos he de decir ahora que el árbol jamás floreció. Heme aquí, siendo un viejo despreciable: he fracasado, nada conseguí. Aquí, en el centro del mundo, al que me guiaste en mi juventud y me adoctrinaste; aquí me tienes, en la ancianidad, ¡y el árbol se ha secado, Antepasado, Antepasado mío!

»Una vez más, acaso la última en esta tierra, rememoro la gran visión que me enviaste. Tal vez viva aún una raicilla del árbol sagrado. Nútrela si así fuere, para que se cubra de hojas y de flores y de pájaros canoros. Atiéndeme, no por mí, sino por mi pueblo; soy viejo. ¡Atiéndeme a fin de que mi gente logre entrar de nuevo en el aro sacro y halle el buen camino rojo, el árbol amparador!

Quienes escuchábamos advertimos que finas nubes se habían acumulado sobre nosotros. Empezó a caer lluvia, menuda y fría, y resonó sordo, murmurante, un trueno sin relámpagos. Con el rostro arrasado de lágrimas, el anciano esforzó su voz hasta transformarla en una quejumbre a la vez aguda y quebradiza, y cantó:

—En la angustia alzo mi débil voz, ¡oh Seis Poderes del Mundo! Oídme en mi pena, porque quizá no vuelva a llamaros. ¡Haced qur mi pueblo viva!

El anciano estuvo callado durante varios minutos, con la faz alzada, llorando bajo la llovizna.

Y poco después el firmamento se aclaró.

Del libro “Alce Negro Habla”

Read More

Don José Matsuwa y la ceremonia de la lluvia de los huicholes

Posted in: Reseñas
Don José Matsuwa y la ceremonia de la lluvia de los huicholes

Don José tenía más de cien años y un solo brazo: el otro lo había perdido de joven en un accidente de pesca. Una herida de machete le había costado, además, la pérdida de dos dedos de la mano que le quedaba. Sin embargo, cada año recolectaba personalmente cincuenta quintales de maíz, convencido de que la mejor garantía para una buena salud y para vivir muchos años era la de producir anualmente una suficiente cantidad de sudor. Su vitalidad era asombrosa: caminaba arriba y abajo por las montañas a una velocidad a la que Prem Das, joven y atlético que todavía no tenía 30 años, le costaba andar. A pesar de la edad, mostraba un vivo interés con respecto al sexo y más de una vez había hecho proposiciones galantes a las mujeres de nuestros grupos.

Sus ceremonias duraban toda la noche y eran realmente inolvidables. Don José participaba en ellas con un gran sombrero y el traje huichol, ambos bordados y decorados con intricados dibujos geométricos y los sagrados símbolos de su tribu: Kauyumari, el Espíritu de los Ciervos, el Abuelo Fuego Tatewari, el cactus del Peyote hikuri, el águila de doble cabeza, que representa al chamán capaz de mirar en todas las direcciones, y muchos otros. Antes de la ceremonia, Don José ingería un gran botón de Peyote, que lo ayudaba a trascender los límites de las sensaciones sensoriales ordinarias y de “ver con el ojo de la mente y con el corazón del Gran Espíritu los nexos entre todas las cosas, visibles e invisibles”.

A pesar de la cantidad impresionante de Peyote que ingería, Don José llevaba a cabo las actividades rituales y las intervenciones sanadoras con impecable precisión, sosteniendo la flecha de la oración y las plumas de pavo con sus tres dedos, y cantando durante horas. Prem Das acompañaba sus cantos dulces y obsesivos con el ritmo irresistible de los golpes del tambor, o tocando un instrumento de cuerdas hecho de madera trabajada a mano. El grupo participaba añadiendo los enérgicos sonidos de sonajeros elaborados con calabazas y judías secas. Don José tenía una capacidad inimitable para poner en equilibrio lo sagrado y lo profano. Cuando se oían los cantos y los tambores, permanecía muy serio y creaba en la habitación una atmósfera solemne y misteriosa, pero durante los intervalos su faceta vivaz y bribona tomaba la delantera. Se reía ruidosamente e intercambiaba con Prem Das chistes divertidos y a menudo deslenguados.

La ceremonia más extraordinaria con Don José tuvo lugar en Esalen a finales de los años setenta, durante una catastrófica sequía que duró varios años en California. Durante todo ese período la falta de agua fue dramática. La agricultura californiana estaba seriamente amenazada e incluso en las casas de lujo no se podía tirar de la cadena del cuarto de baño. Cuando la ceremonia estaba a punto de empezar, uno de los participantes propuso en broma: “Don José, hay una terrible sequía, tal vez podrías hacer la ceremonia de la lluvia”. Todo el mundo tomó la cosa a broma excepto Don José que, tras una breve pausa, aceptó.

Al no entender su canto en el idioma de los huicholes, la ceremonia nos pareció similar a otras que había realizado en el pasado. Tambores, cantos y música durante toda la noche, a excepción de algunas pausas. En el transcurso de la ceremonia, Prem Das guió al grupo en la danza huichol del ciervo, durante la cual había que moverse de forma “estilizada”, combinando pasos hacia delante con rotaciones del cuerpo. Al amanecer, Don José cogió de su bolsa de remedios una gruesa concha “oreja de mar” y una cola de conejo y nos invitó a ir con él al océano para recibir la limpieza, o purificación, y hacer ofrendas de agradecimiento al océano por la ceremonia.

Fuimos hacia las rocas cubiertas de cipreses de la estupenda costa de Big Sur, todavía bajo el “resplandor” de la ceremonia: la vista del océano Pacífico besado por la luz del alba cortaba la respiración. Mientras el grupo al completo permanecía inmóvil observando el magnífico panorama, alguien advirtió que había empezado a lloviznar. “Increíble… imposible… fantástico…” fueron los comentarios sobre lo que, en medio de una terrible sequía, parecía un milagro. Pero Don José permaneció tranquilo. “Es kipuri, la bendición de los dioses”, dijo. “Ocurre siempre, significa que hemos hecho una buena ceremonia”.

Mientras bajábamos por los escalones de piedra hasta el océano, la llovizna se transformó en chaparrón. Don José llegó a la orilla, se paró sobre una roca plana, cuatro metros sobre el nivel del mar, depositó la ofrenda y empezó a cantar. Ese día el océano estaba en calma, pero, tras algunos minutos de oración, bajo nuestra mirada incrédula, se formó en la superficie una ola gigantesca que se dirigía rápidamente hacia la roca de Don José. La masa de agua alcanzó la roca con una fuerza tremenda, pero en su extremidad formó una cresta en forma de espiral que se llevó delicadamente las ofrendas, sin ni siquiera rociar los pies de Don José. En la mente de todos nosotros no hubo ninguna duda de que el extraordinario mara’akame se había dirigido al océano como a un ser viviente y que éste le había respondido recibiendo sus ofrendas.

Don José llenó su “oreja de mar” con agua del océano y, tras haber mojado en ella la cola de conejo, nos bendijo y purificó a cada uno de nosotros, uno tras otro, mientras permanecíamos en fila. En ese momento estaba literalmente diluviando y todos nosotros, calados hasta los huesos, recibíamos una limpieza de otra clase. Cuando trepamos otra vez sobre la colina, bailamos bajo la lluvia sobre el prado alrededor de un hermoso árbol de eucalipto, y algunos se quitaron la ropa. Podrá parecer un comportamiento extraño para un americano medio, pero en Esalen, conocida por su culto al cuerpo y al baño integral, el hecho era absolutamente natural. Todos estábamos sorprendidos por lo que acabábamos de vivir: nuestro humor era extático.

Cuando más tarde explicamos nuestra experiencia a Joseph Campbell, él nos relató una historia parecida ocurrida en su vida. Muchos años antes había sido invitado a una ceremonia de la lluvia en la reserva navajo de Nuevo México, que tuvo lugar, como la nuestra, durante una gran sequía. Llegaron al lugar del ritual y dio comienzo la ceremonia: el cielo era azul y no había ninguna nube a la vista. Joseph confesó haberse divertido mucho contemplando los vanos esfuerzos del chamán navajo que llevaba adelante con determinación la que parecía ser una actividad necia y loca. Ignorando, aparentemente, todas las circunstancias adversas y bajo la mirada de todos los presentes, el chamán siguió cantando y golpeando su tambor. De repente, nubes oscuras empezaron a concentrarse en el horizonte moviéndose rápidamente en su dirección. Antes de que la ceremonia terminara, todo el mundo estaba calado hasta los huesos.

Extraído del libro de Grof “Cuando ocurre lo imposible”.

Read More

DON FIDEL – ¿Qué es un tarot telefónico?

Posted in: Tarot

Consulta de Tarot Telefonico de Don Fidel

Elija una consulta diferente

 Gracias por visitar mi consulta, una consulta diferente al tarot mediante el mejor método de adivinación del mundo: el I Ching. Le mostraré los criterios necesarios para que pueda escoger el mejor tarot telefónico y las cualidades necesarias para que un servicio sea bueno y fiable.

Origen del Tarot Telefónico

Un Tarot Telefonico por Don Fidel

El origen del tarot telefónico arranca a finales del siglo XX con la aparición de lo que se fue a llamar “telefonía inteligente”, un nuevo servicio de Telefónica que permitía utilizar servicios profesionales mediante la llamada a unos números especiales, los extintos 906. Fue entonces cuando apareció un nuevo modelo comercial insospechado: el tarot por teléfono.

Hablamos así del paso de un modelo artesanal y tradicional, la consulta del tarot, a un modelo empresarial en el que utilizando el marketing se abriría este sistema de tarotista telefónico. Sistema dirigido por empresarios, por empresas de telecomunicación, en un enfoque de vulgarización que es el que existe actualmente.

 Es así  entonces que, cuando buscamos una consulta de tarot telefónico, nos encontramos ante la presencia de multitud de anuncios de videntes y tarotistas que nos afirman todo tipo de promesas.  Muchas de ellas, por supuesto, afirmaran ser el mejor vidente telefónico, el tarotista más económico, y a menudo las dos cosas juntas.  Se entiende que la idea de un buen tarot debe unir que sea un vidente fiable y si puede ser un tarotista bueno y barato mejor. Pero el énfasis en la idea del tarot por teléfono barato generará la aparición de un sistema empresarial de explotación que pocas personas conocen. Por otro lado hay personas que buscan un tarotista telefonico grátis, lo que genera toda una dinámica muy alejada de una consulta fiable.

Tipos de Tarot Telefónico

Fundalmentalmente podemos dividir este servicio en dos tipos bien distintos:  servicio tarot 806 y tarot visa Este sistema se basa en que el cliente pueda llamar cómodamente desde su casa y tener una consulta de tarot mediante el uso de lineas telefónicas de tarificación adicional, el famoso 806, o bien mediante el pago de tarjeta visa.

¿Qué es un tarot telefónico visa?

tarot-telefono-visa

En este servicio el cliente llama a un teléfono fijo provincial, es decir un teléfono de toda la vida,  y acuerda un precio por la consulta con el tarotista utilizando como medio de pago la tarjeta de crédito visa. Este sistema de videncia plantea la posibilidad de establecer las formas de las viejas consultas tradicionales.

Los precios de la consulta parten de un planteamiento de consulta larga o corta.

  1. Consulta Larga. Del orden de treinta minutos es tipo de consulta que nos permite profundizar en el tema, es el tiempo más adecuado para realmente explorar nuestras inquietudes.Así por ejemplo en una relación de pareja es importante entender que no se trata simplemente de saber si una persona te quiere o no te quiere, sino de indagar las razones por las que una relación puede funcionar. Podemos profundizar en el asunto y obtener recomendaciones para actuar de la mejor manera posible.
  2. Consulta Básica. Del orden de quince-veinte minutos es un tarot por teléfono para tener una visión rápida del asunto. A veces tan sólo deseamos tener un planteamiento básico sobre lo que nos inquieta, por lo que es un tipo de consulta adecuada para obtener la respuesta concreta sin pretender profundizar más en el asunto.

Este tipo de consulta de tarot visa tiene las garantías del comercio electrónico, posibilidad de control y devolución del cargo de la tarjeta, por lo que hoy en día es un sistema de pago completamente fiable.

¿Qué es un tarot telefónico 806?

tarot-telefono-806

Aquí se utiliza el servicio de tarificación adicional, y para ello se llama a un teléfono 806 de tarot que nos carga al minuto un cargo. Este tipo de consultas permite al cliente comprobar la calidad del servicio sin necesidad de un pago previo como ocurre con la tarjeta visa. Por otro lado es el causante de todo un enfoque de consumo rápido y mal servicio que es el actualmente predominante. Hablamos de un planteamiento de comida rápida en el que se realizan todo tipo de engaños para “minutar” como se dice en el mundillo.

El origen de este tipo de servicios arranca precisamente con este sistema. La posibilidad de acceder con rapidez y colgar con premura generó un nuevo planteamiento en la tradición adivinatoria. Lo que antes requería un buen rato se transformó en un producto rápido y superficial que es el que finalmente se ha instaurado. Estamos hablando de negocio, y de un cliente que fuerza por su capricho a que lo que fue antaño un rito se transforme en un entretenimiento.

Los precios viene establecidos por ley, diferenciándose el precio por minúito en si llamas por teléfono fijo, 1.21 euros, o por teléfono movil, 1,57 euros.

Tarot Fiable y Bueno

¿Cómo elegir el mejor tarot telefonico posible?

Cuando llega el momento de seleccionar un tarot telefónico bueno, uno se encuentra ante una gran cantidad de ofertas publicitarias de tarot y videncia que anuncian ser lo mejor que uno puede encontrar. Dado que todos afirman ser el mejor vidente es evidente que es necesario un criterio de elección ante tanta empresa de videntes, y en esto fundamentalmente hay que tener un criterio basado en dos planteamientos.

1. Que sea particular: un tarot sin gabinete.

tarot telefono sin gabinete

El modelo actual de negocio de videncia se basa en la creación empresarial de un sistema de call-center (centros de recepción de llamada) en el que se masifica el trabajo con un enfoque similar a una fábrica. Los mal llamados gabinetes en realidad se basan simplemente en utilizar la publicidad de manera masiva para recoger llamadas también de manera masiva. Y para ello se necesitan personas que, sin parar, atiendan llamadas por las que reciben bien poco dinero.

En este modelo, como en tantos otros, quien se lucra es el empresario de turno. Adoptando diferentes nombres para que el crédulo cliente acuda creyendo que va a ser tratado de manera personal, cuando simplemente pasará a enormes sistemas de teleoperadores en los que trabajan buscando afanósamente obtener el mayor minutaje posible para no ser despedidos.

En este tipo de servicios de vidente por teléfono es preferible atenerse a lo tradicional, y esto quiere decir buscar un servicio privado de  donde seamos atendidos con un trato personal, como un restaurante familiar en el que podemos confiar. Lo que buscan las personas es un trato de persona, y más en temas tan delicados como las preguntas del amor por ejemplo. Por tanto buscaremos un tarot sin gabinete a la hora de elegir un buen tarot fiable.

Este primer criterio de elección de un tarot sin gabinete telefónico es fundamental si lo que deseamos es un servicio de calidad. Dada la gran popularidad del tarot y los videntes existe una oferta empresarial que ha provocado que la tradición de la videncia haya quedado muy mal parada. De sobras conoce las críticas y burlas que se realizan al vidente famoso de turno, provocando una visión muy peyorativa en estos tiempos.

2. Que sea profesional: un tarot fiable.

tarot telefonico profesional

Las consultas de videncia y tarot se caracterizan muchas veces por afirmarnos que se poseen poderes clarividentes. En la práctica es preferible atenerse al sentido común, desechar al tarotista que afirme poseer poderes y buscar un servicio de un profesional, esto quiere decir una persona con la formación y años de experiencia necesarios para garantizar la calidad de su consulta. Buscar un tarot bueno no implica perder el sentido común y ponernos en manos de una persona que afirma poseer poderes sobrehumanos.

En mi consulta encontrará  no a un vidente con superpoderes sino a un profesional que le ofrece una tradición milenaria de Oriente para preguntar sus inquietudes. Existen cientos de de consultas de tarotista telefónico, de videntes del tarot visa y 806, pero una gran diferencia que encontrará en mi consulta es que se atiende ante todo a su propia salud, a su propio equilibrio.

Ambos criterios de elección de un tarot telefónico bueno y fiable se resumen en buscar a un buen artesano, la consulta privada de un profesional que no busque el negocio sino el oficio. Eso será una garantía frente a tanto servicio de tarot por teléfono y videncia telefónica planteado como forma de sacar dinero rápido.

La Sabiduria de Oriente

La Sabiduria de Oriente

¿Existe una alternativa al tarot? El I Ching.

Hay otro criterio importante que debemos elegir a la hora de seleccionar una consulta de vidente o de tarotista. Se trata del método. Aunque la gran mayoría de personas creen que ha de usarse el juego de cartas del tarot la realidad de la adivinación es más compleja. Existen muchos sistemas, mancias, y se trata de elegir el que consideremos el mejor para nosotros. Hay que entender que el juego de cartas del tarot se popularizó como sistema de adivinación en el siglo XVIII, y que la tradición de los videntes es mucho más antigua. Estamos hablando de un juego de salón de cartas, no de una auténtico sistema tradicional de consulta al destino.

De entre todos los sistemas de videncia destaca especialmente el I Ching. Se trata de una antigua forma de adivinación china, conocida también como Oráculo del Cambio, que es considerada por los entendidos como la mejor forma de indagar sobre el destino. Con una tradición de miles de años este oráculo es la fuente de la sabiduría china, y sus respuestas no sólo se basan en decirnos el camino futuro de las cosas sino también en aconsejarnos cómo actuar.

Esto último le convierte en un sistema muy diferente al resto de videncias. Para el I Ching el futuro puede ser cambiado, por lo que nos ofrece una serie de consejos para que actuemos del modo más sabio, más beneficioso para nosotros.

I Ching Oraculo

Hay además otra ventaja añadida sobre el Tarot. Y es que el I Ching es un texto poético, conservado cuidadosamente, y que exige que la respuesta sea la que dicta el propio oráculo. Como bien sabe el tarot es un juego de naipes, de cartas con una serie de imágenes que el tarotista de turno ha de expresar con palabras. Esto exige todo un juego de imaginación e intuición que es el que aturde un poco al consultante. ¿Donde ve esas cosas?. No en las cartas, por lo que hablamos de una interpretación relativa.

A diferencia del tarot el I Ching es un sistema exacto…la respuesta está en palabras, y éstas se han guardado por miles de años. No cabe decir otra cosa que lo que diga el Oráculo.

El amor en el I Ching frente al tarot habitual

A la hora de elegir una consulta de videncia del amor es importante aclarar que lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el tarotista  que nos atienda sera una persona con criterio profesional, y esto es así porque estamos hablando del asunto más delicado de las relaciones humana: el amor en una pareja.

Dicho tema sentimental exige que tengamos que tener el suficiente tino para saber seleccionar un servicio de tarot fiable de amor que nos garantice la suficiente confianza para adentrarnos en un tema tan delicado con tranquilidad y profundidad.

En el caso de querer consultar a la alternativa de Oriente al tarot nos encontramos que al realizar nuestras preguntas de amor al I ching este oráculo plantea la situación sentimental como si la relación de pareja fuera un baile, y al preguntarle nos comenta tres cosas:

1. La situación de amor actual. Esto nos permite comprender cómo están las cosas entre dos personas, qué está ocurriendo en el amor.

2. La situación sentimental futura. Nos mostrará el camino que está tomando la relación, el rumbo que va a seguir.

3. La sugerencia del Oráculo. Esto es fundamental en la adivinación china y muy diferente al tarot. El I Ching, fruto de una sabiduría de miles de años, nos ofrece un consejo para que podamos actuar de manera sabia. Dado que para el oráculo el futuro no es irremediable, de ahí que también se le llame el oráculo del Cambio, podemos alterar el porvenir si está en nuestras manos.

Esto último es la gran diferencia frente a cualquier otra consulta de tarot y videncia. Se trata aquí de unir la ciencia de Occidente, la psicología, con la sabiduría de Oriente, expresada en los consejos que nos ofrece este antiquísimo método de consultar la propia vida y su destino.

Le sugiero mi propia consulta

Le he planteado los criterios necesarios para elegir una buen servicio de tarot telefónico. Si lo que desea es una consulta de tarot por teléfono diferente, en un ambiente privado y profesional con un método alternativo al tarot le sugiero mi propia consulta. Estaré encantado de atenderle en los teléfonos 806 y visa que pongo a su disposición.

A su servicio,

don fidel

Don Fidel

Licenciado en Filosofía y Psicología.

Read More