806 56 66 86 / 93 833 90 28 (VISA)CONSULTA TELEFONICA

I Ching. El Oraculo del Amor

Una consulta del amor diferente

En el mundo actual es habitual el consultar servicios sobre el futuro del amor, siendo el más habitual el tarot. Existen otros métodos, como este oráculo del amor que aquí presento, en que el tema sentimental es tratado de un modo más efectivo.

La consulta al Oraculo del Amor

Es un hecho comprobado para los especialistas en el tema que no existe mejor método de adivinación que el Oraculo del Cambio, el I Ching. Esta milenaria adivinación procedente de China nos ofrece un completo sistema de indagación sobre los asuntos amorosos.

Así a la hora de consultar sobre el tema de las relaciones el I Ching nos ofrece una respuesta basada en tres niveles:

  1. El estado actual de la relación. Con una perspicacia sorprendente nos revela lo que está ocurriendo en el tema sentimiental, algo importante en el amor pues nos permite entender con profundidad lo que realmente está sucediendo en la cuestión sentimental.
  2. La situación futura. El I Ching nos lanza hacia el porvenir mostrándonos el rumbo futuro de lo que preguntamos. Nos señala el camino hacia donde tienden las cosas.
  3. Consejo del Oraculo. Si existe una diferencia de este sistema de adivinación frente a los demás es precisamente que nos ofrece sugerencias para actuar. Fruto de una tradición de sabiduría de miles de años nos da las recomendaciones precisas para que actuemos del mejor modo posible. Hay que entender que para el I Ching el futuro puede reescribirse constantemente, no tiene una visión fatalista del destino, sino que lo mira como algo que puede cambiarse ..de ahí que también se le llame el Oráculo del Cambio.

¿Desea saber más sobre el I Ching?

Cómo se consulta al Oráculo

A la hora de realizar una pregunta del amor al I Ching es habitual realizar tres tipos distintos de preguntas:

  1. La pregunta sobre la relación. El amor es un baile, una danza que une a dos personas. Al preguntarle sobre la relación tratamos de saber qué tipo de música está sonando, si realmente merece la pena el hecho de que entremos en esa danza.
  2. La pregunta sobre el otro.  Una cuestión  muy habitual es querer conocer qué es lo que siente la otra persona. Con esta pregunta odemos saber cómo encara la relación el otro, de qué modo está danzando el amor. Eso nos ayuda a entender su posición, y vislumbrar el camino hacia el que se está dirigiendo.
  3. La pregunta sobre mí. Esta cuestión en básica porque no sólo nos mostrará cómo encaja esa relación en nuestro camino sino que además nos ofrecerá una serie de consejos para que podamos encarar con esa relación de la mejor manera.

Una consulta diferente

Visto lo visto resulta natural el pensar que elegir al  Oráculo sobre otro tipo de adivinaciones, como el tarot por ejemplo, nos hace mirar las cosas de otra manera.  Y es que esto es básico en este tipo de alternativa, que se diferencia claramente de esas ideas habituales procedente de las cartas en el que se piensa que tan sólo se trata de hablar del futuro como algo ya escrito. Ese tipo de consultas finalmente se reducen al hecho de preguntar “me quiere, no me quiere” sin entrar en las sutilezas y complejidades del amor.

Es frecuente escuchar en ese tipo de consutlas que existe otra persona, que se le ha realizado un amarre…toda una sarta de  tópicos que lo que finalmente hacen es reducir nuestro amor a un asunto prosaico y vulgar.

Frente a esto el Oraculo del Cambio se expresa mediante una serie de poemas, nos habla en poesía, y así nos lleva a mirar nuestra especial relación de un modo sutil y a la vez tremendamente eficaz.

Y es que en el asunto del amor hay que pensar poéticamente, dejando la prosa para los temas prosaicos.

Si lo que busca es una consulta alternativa, con un planteamiento personal y profesional le invito a que tenga una experiencia con el I Ching

Estoy a su servicio en los teléfonos 806 y Visa.

Fílósofo y Psicólogo

El cruel aire frío del invierno ha llegado,

los vientos del norte son despiadados y amargos.

La pena más sutil conoce noches largas.

Levanto los ojos hacia la multitud de estrellas apiñadas.

La brillante Luna de otoño está llena.

El sapo y la liebre de la Luna desaparecen por vigésima vez

Un viajero que llegó de lejos

me trajo una carta

Arriba dice “Te amaré siempre”

Y abajo “Mucho tiempo estaremos separados”.

Pongo la carta sobre mi pecho

En tres años ninguna palabra ha perdido vigor.

Mi corazón solitario se mantiene fiel, fiel.

Temo que nunca lo sabrás.

Poesia anónima china