806 56 66 86 / 93 833 90 28 (VISA)CONSULTA TELEFONICA

Consulta de Sueños

El mundo de los sueños es el mundo que está detrás de nuestros parpados, la realidad que surge cuando desconectamos de nuestra relación con el mundo exterior. Desde el origen de nuestra conciencia nos hemos relacionado con esa “otra vida” en la que surgen todas las posibilidades vitales que la vida diurna no nos ofrece.

El sueño es así un vínculo no sólo con la profundidad de nuestro yo sino también medio de contacto con una realidad desconocida, pero que sabemos de algún modo que está ahí.

El sueño fisiológico

ciclo sueños

Por necesidad dormimos, y en ese espacio de abandono del mundo surgen de manera diaria experiencias oníricas. Fisiológicamente soñar es tan necesario para el cerebro como lo es el descanso. Se trata de un proceso rítmico en el que se mezcla la necesidad del dormir (descanso fisiológico) con una actividad extraordinaria del cerebro (fase REM) en la cual soñamos.Tenemos sueños cada día, aunque no los recordemos. Al menos cuatro veces por noche aparecemos en ese reinoCiclo onirico

 

Fundamentalmente observamos que existe un descenso a las profundidades de la conciencia,de la vida vegetativa, y cómo desde ella surge rotunda una vida propia dentro de un reino que es el que llamamos de los sueños.

 

 

El sueño psicológico

freud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quedarnos con la idea de que el sueño es sólo una actividad fisiológica, cuya finalidad es simplemente la depuración del sistema cerebral es una idea moderna que no nos ayuda a entrar en un mayor significado de la vida humana. El sueño no es meramente una sucesión de imágenes sin sentido, un mero mecanismo de limpieza neuronal o de asimilación de información. Es mucho más que el producto de una máquina, de un ordenador…es algo que está relacionado con el alma.

Desde que se destapó la idea del “subconsciente” y el sueño como “vía regia” hacia él ha existido toda una tendencia a considerar los sueños como la expresión de nuestros más íntimos deseos, de una fantasía libre que nos muestra sin ningún tipo de pudor que es aquello que deseamos y tememos. Es nuestra más radical vida emocional expuesta en un teatro en el que vivimos experiencias a las que tenemos que hacer frente.

Son los sueños del yo, los que pueden interpretarse en una clave psicológica. Van más allá de nuestro ego, destapándonos nuestros anhelos más ocultos, son desvergonzandos, no temen burlarse de nuestra imagen personal. Pero su función no es reirse de nosotros…sino simplemente informarnos de cómo está nuestra alma en ese momento.

El sueño místico

Psique-Eros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la más remota antigüedad tenemos mención de los sueños como vía de contacto con el reino del espíritu, como anuncio y mensaje de una realidad extraordinaria. Son los sueños proféticos, los grandes sueños que nos dejan con una sensación misteriosa. Sabemos que va más allá de nuestro yo, como si nos vincularan con un misterio desconocido que no sabemos comprender.

Son sueños que recordamos siempre, y que pocas veces comentamos a los demás. Son los dadores del sentido esencial de nuestra vida, de nuestro camino.