806 56 66 86 / 93 833 90 28 (VISA)CONSULTA TELEFONICA

¿Qué es una consulta esotérica?

Desde la más remota antiguedad han existido profesionales que han sido llamados de muchas maneras, pero todas ellas se basan en atender a una realidad mayor desde la cual podamos integrar nuestra situación personal.

Esotérico quiere decir aquello que viene de dentro, y por tanto la principal misión del consultor esotérico es ser mediador de esa realidad interior y profunda en la que todos habitamos. Muchos son los casos en los que son necesarios los conocimientos tradicionales del esoterismo.

Sueños misteriosos, sucesos extraños, mil cosas que nos ocurren y que no encuentran una explicación para el mundo actual. En general tendemos a rechazarlas por considerar que sólo nos van a complicar la vida.

Es ésta una consulta alternativa, distinta a la consulta del vidente habitual, aquí no se trata de tener “poderes” sino de adentrarnos en un saber que requiere estudio y experiencia. Y es también una consulta distinta al psicólogo moderno…una psicología diferente, alejada del enfoque actual materialista para hundirse en la tradición de la sabiduría perenne.

Una consulta esotérica es atrevernos a indagar, a encontrar el sentido profundo de lo que está ocurriendo.

Ver…¿Qué significa esotérico?

¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre, ¿pero dónde están los hombres?
con ojos de hombre miran, ¿pero dónde los hombres?
con pecho de hombre sienten, ¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan parece que están solos.
Miran, y cuando miran parece que están solos.
Sienten, y cuando sienten parecen que están solos.

¿Es que ya Andalucía se ha quedado sin nadie?
¿Es que acaso en los montes andaluces no hay nadie?
¿Que en los mares y campos andaluces no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quién mire al corazón sin muros del poeta?
¿Tantas cosas han muerto que no hay más que el poeta?

Cantad alto. Oiréis que oyen otros oídos.
Mirad alto. Veréis que miran otros ojos.
Latid alto. Sabréis que palpita otra sangre.

No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo.
encerrado. Su canto asciende a más profundo
cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.


Rafael Alberti (1902-1999)